TARRAGONA 21

“Túnez ha logrado establecer un estado civil que muchos pensaban que era imposible. Han contradicho esto (y ahora) dicen que las sociedades donde el islam está presente son compatibles con la democracia”. Macron. La siguiente es una clásica declaración de tipo ‘colonizador’ acuñada por el actual presidente de Francia tras su visita a Túnez. Esta afirmación puede arruinar todos los esfuerzos que Túnez lleva desarrollando hasta el momento.

Hakima Abdoun. Activista social

Las críticas de los tunecinos que trabajan por una democracia laica en su país, no han sido pocas. Los líderes occidentales están acostumbrados a “hacer la pelota” a los árabes declarando: el islam es paz, es compatible con la democracia, etc. Pero, para muchos tunecinos este tipo de declaraciones son un flaco favor. De nada sirve el doble rasero de aquellos líderes políticos que en su metrópolis defienden el secularismo y, cuando visitan los países árabes, sirven un discurso teocrático más propio del medievo que del siglo XXI.

Ningún estado teocrático es compatible con la democracia. Francamente éste es un discurso inaceptable porque nos están robando una democracia laica. ¿Cómo es posible llamar democracia en el islam si el gobierno está reformando todo aquello escrito en la ley islámica y llevado a cabo hasta la primavera árabe? Es todo lo contrario. Túnez está haciendo un esfuerzo tremendo en separar la religión de la vida pública.

El gobierno actual tunecino trabaja por la igualdad entre hombres y mujeres reformando todas aquellas leyes islámicas que discriminaba o situaba a las mujeres en lugares inferiores al hombre. Actualmente, las tunecinas tienen el mismo derecho a la herencia que el hombre. Los colectivos de LGTBI pueden reivindicarse públicamente. Las mujeres pueden casarse con no musulmanes, hecho que hasta el momento era un acto prohibido. Las mujeres pueden ir a registrar a sus hijos y hacer un libro de familia sin la autorización del marido, entre otras reformas. De hecho, el proceso que está viviendo Túnez es radicalmente opuesto a la situación de involución que padecen sus países hermanos. Todas estas pequeñas revoluciones, son totalmente contrarias a la ley islámica. Tanto es así que la máxima autoridad islámica, Al-Azhar, ha eliminado Túnez de la lista de países musulmanes. ¿Cómo puede haber democracia e islam? El islam tiene de democracia lo mismo que el colesterol para una buena circulación sanguínea.

Aquest lloc pot utilitzar algunes “cookies” per a millorar la seva experiència de navegació. Per favor, abans de continuar amb la seva navegació per el nostre lloc web, li recomanem que llegeixi la POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies